23 de enero de 2008

Ciberespacio y mundos virtuales

Creo que es interesante empezar este soliloquio con la cultura del blog. En estas épocas de franca sobrecarga de información, el blog es quizá el artefacto más representativo del fenómeno de descentralización de contenidos. El blog es la perfecta caja de madera en la que uno puede subirse a dar un improvisado discurso. Que además exista una audiencia ya es otra cosa.

Es cierto: con todo mundo, su mamá y su perro publicando en blogs, la cantidad de contenido inutil, aburrido, egocéntrico e irrelevante es inmensa. Pero también es cierto que, con un poco de paciencia, se pueden encontrar verdaderas gemas en el mundo de los blogs, haciéndolos pieza primordial del conglomerado de aplicaciones que soportan el concepto de web 2.0 (más de esto posteriormente). Los bloggers recopilan información de aquí y de allá, y presentan con desenfado su opinión sobre el tema. Ayudados por un motor de búsqueda, no es raro que terminemos leyendo la entrada que un anónimo blogger ha realizado sobre el tema que nos interesa, escondido entre otras muchas entradas sin ninguna relacion que, debemos confesar, a veces también leemos, por morbo o curiosidad; esa curiosidad de conocer a ese extraño que nos escribe desde el otro lado del ciberespacio.

En fin, cuando finalmente damos con información pertinente en un blog, es posible que pueda superar en valor a la información que encontraríamos en un portal tradicional. Por ejemplo, es la opinión general que los blogs de los corresponsales de guerra en Irak daban una versión más veraz de la noticia que los reportes "oficiales" de CNN. Aunque es probable que los corresponsales hayan debido cerrar esos blogs por problemas derivados de obligaciones contractuales, la opinión general es que las noticias del blog fueron censuradas por no presentar la imagen que el gobierno estadounidense quería dar de la invasión. Aún así, la prensa debió reconocer el poder de los blogs en la opinión pública.

En otros casos, he encontrado que sólo es posible encontrar información sobre un tema en un blog. Hace tiempo, movido por mi interés en los hipopótamos, acudí a tomar una foto de una banca colocada en el Paseo de la Reforma. Me encontré con que había toda una colección de bancas en una exhibición de arte-objeto callejera. Quise saber más sobre la obra y los artistas, pero los sitios oficiales resultaron una pobre fuente de información. Finalmente, encontré la mejor colección de fotos de la exhibición en el blog de una chica con afición a la fotografía.

Estamos en la generación del blog. Es parte de nuestra cultura. David Duchovny, en su último papel, representa a un escritor venido a menos que se convierte en blogger para subsistir.
La tecnología forma parte de nuestras vidas. Con esto, por el momento, me bajo de mi cajita de madera. Hasta la próxima.